Luchamos contra la sequía
El 13 de enero llegaron a la zona de kokuselie, Turkana Norte, los alimentos necesarios para que máde 200 niños menores de 6 año no sufren los efectos de la sequía. Han pasado nueve meses desde las últimas lluvias en esta zona árida y montañosa de Kenia. Aquí, los efectos de la sequía van más allá de una poca disponibilidad de agua.

Han pasado nueve meses desde las últimas lluvias en esta zona árida y montañosa de Kenia. Aquí, los efectos de la sequía van más allá de una poca disponibilidad de agua. El carácter pastoril de las comunidades turkana las hace especialmente vulnerables.

Entre sus efectos están:

  1. Pérdida de ganado.
  2. Reducción del poder adquisitivo de los pastores / deterioro de las condiciones de compra-venta
  3. Deterioro del estado nutricional de las personas
  4. Interrupción del ciclo reproductivo de los animales
  5. Aumento del sedentarismo causando una degradación ambiental localizada
  6. Aumento del riesgo de conflicto entre comunidades
  7. Aumento de la carga de trabajo para las mujeres
  8. Aumento de la migración dentro y fuera de las fronteras nacionales
  9. Aumento del abandono escolar y reducción del rendimiento escolar
  10. Aumento en los niveles de pobreza e inseguridad alimentaria.

Gracias al proyecto de “Acción integral contra el hambre causada por la sequía en tres comunidades de la zona de Kokuselei, Turkana norte, Kenia”, los 210 niños menores de 6 años de Ngameriek, Alagama y Ekurruchanai y sus familias no sufrirán estas consecuencias, y contarán con infraestructuras, servicios de salud y nutrición que permitirán un desarrollo óptimo de sus capacidades.